El doctor Rodolfo Hernández, exdirector del Hospital de Niños realizó una fuerte crítica a la firma de la norma técnica para la interrupción terapéutica del embarazo por parte del presidente de la República, Carlos Alvarado y el ministro de Salud, Daniel Salas.

Para Hernández es lamentable que la Junta Directiva de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) acepte la norma técnica por votación unánime si sus miembros carecen de conocimiento médico.

«La forma en que se hace por el Ejecutivo es propio de una dictadura, por eso se le da ese nombre porque dicta las leyes y no respeta los otros poderes en este caso el Poder Ejecutivo que es a quien le corresponde hacer las leyes», agregó.

Según Hernández la norma será punitiva «se levantarán listas negras de los médicos por objeción de conciencia, se podrán tomar acciones administrativas».

«El presidente y el ministro de Salud firman la desdichada norma como regalo de diciembre, el día de la Virgen de Guadalupe y el mes que recuerda la página negra que recuerda el acto genocida de Herodes en la muerte de los inocentes», añadió.

Hernández fue enfático en que «los no nacidos son inocentes, qué han hecho para merecer la pena de muerte, su delito haber sido engendrados en Costa Rica».

A sus colegas les recordó el juramento hipocrático que en su párrafo cuarto indica «jamás daré a nadie medicamentos mortales por mucho que me los soliciten, ni tampoco tomaré iniciativas de este tipo, tampoco administraré abortivo a mujer alguna, por el contrario, viviré y practicaré mi arte de forma sana y pura».

«Y si piensan que está desactualizado recordemos el juramento hipocrático de la convención de Ginebra: “tendré absoluto respeto de la vida humana, aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad”. La lucha contra el aborto no termina aquí», concluyó.

Deja un comentario