El sacerdote de apellidos Bermudez Quesada renunció a la iglesia de Esparza luego de que empezarán aparecer textos anónimos que lo ligaban a diferentes actos ilícitos como el de abuso sexual a menores de edad.

El Obispo de la Diócesis de Puntarenas Oscar Fernández, le aceptó la renuncia y en su lugar ya se encuentra otro sacerdote de apellidos Solis Rojas.Textos como «Esparza no sabe pero tenemos a un párroco pervertido que le gustan los menos de edad» y otros más que fueron encontrados pegados en la puerta de la iglesia.

De momento la Diócesis ni la conferencia Episcopal de Costa Rica se han referido al tema… Fuente Radio Puerto TV