En momentos normales, una inversión de esta naturaleza tendría todo el sentido y apoyo de quienes estamos en contra de la evasión y elusión fiscal.

Sin embargo este crédito no debe ser prioridad, estamos en medio de una emergencia, donde el gobierno tiene que socarse la faja en todos los gastos e inversiones.

No sabemos con certeza cuántos meses más durará crisis generada por el Covid-19, posiblemente vayamos a necesitar este dinero para atención de las familias más necesitadas de este país y para garantizar los servicios básicos.

El gobierno sigue sin presentar un presupuesto que refleje una verdadera contención del gasto público.

Hoy se requiere que el gobierno de Carlos Alvarado priorice proyectos orientados a la reactivación económica, generación de empleo a corto plazo, seguridad alimentaria nacional y salud pública.

Deja un comentario