La administración de RECOPE giró instrucciones para redoblar las medidas de prevención por el primer caso positivo de COVID-19 que se reportó la tarde de este jueves 11 de junio, en la Terminal de Barranca, en la provincia de Puntarenas.

Según el protocolo interno para manejo de estos casos, se tomó la decisión de mandar a aislamiento domiciliario a 13 personas trabajadoras de la Empresa, por ser contactos cercanos con el caso positivo.

Siete de estas personas corresponden a la Terminal de Barranca y seis a las instalaciones de RECOPE en Liberia.

El caso pasó a las instancias del Ministerio de Salud, a la vez que se ordenó iniciar labores de limpieza de las áreas donde se dieron los contactos.

RECOPE tomó las acciones con toda seriedad, siguiendo los protocolos establecidos para el efecto, cuyo fin es preservar la salud de las personas y asegurar la continuidad en las operaciones de la empresa.

Ante estas circunstancias, el Comité COVID-19 de RECOPE, recomendó reforzar las medidas preventivas de distanciamiento social, uso de cubre bocas, lavado de manos, mantener el protocolo tos y estornudo, y sobre todo no presentarse al lugar de trabajo si se presenta fiebre o síntomas de infecciones de vías respiratorias.

De igual manera se recomienda seguir todas las medidas de prevención necesarias en el hogar y en los traslados desde y hacia la empresa, en especial si se utiliza el servicio de transporte colectivo.

Deja un comentario