Trompeta desafinada, chistes calientes y una cimarrona, siempre acompañaron a Adolfo Montero alias «Gorgojo», quien con su aparición en el ambiente humorístico nacional, le dio un cambio de 180 grados al humorismo costarricense, nunca tuvo ni un pelo en la lengua para decir lo que pensaba y se le ocurría.

«Gorgojo» se burlaba de todos y de todo, nunca quedó «santo con cabeza» ante la inquieta mente de este hombre pequeño y regordete, quien hizo las delicias de todos en parques públicos, en teatros, en casetes y hasta en el extranjero.

Frases suyas famosas, muchas, como aquella que decía: «Yo me río de lo que digo porque me caigo muy bien», y para demostrar que nadie estaba excento de su humor, de su hermano Tomás decía que no había nadie que tocara más mal; y mucho menos su cimarrona se le pudo escapar.
Hizo famoso el «más pior», le pegó a todos el «hasta ahí», y a todos nos hizo reír con su humor sencillo, pero picante, de doble sentido y a veces sacó a más de una mojigata la expresión «ay no, que viejo más vulgar».

A continuación algunas de sus frases célebres:

RESPECTO A «LLAMARADA»

«El único grupo descompositor de Costa Rica»

«Llamarada, pieza tocada, pieza quemada»

SOBRE SÍ MISMO:

«Me dicen `Gorgojo´ porque soy chiquitillo, pazón, torcido y de mala familia, ese es mi ridículum vitae»

«Yo me río de lo que digo, porque me caigo muy bien».
«Una señora me dijo panzón, yo respondí, no señora, es un cayo sexual».

DE LA NOVIA

«Tengo una novia a quien le dicen reloj, pues pasa todo el día: ‘damelahora’, ‘damelahora’, ‘damelahora'».

«Tengo otra a la que le dicen ‘home run’, porque es incogible».

SOBRE AGRICULTURA

«¿En qué luna se siembra la yuca? En la luna de miel».

Hasta ahí… Más pior!!!

Deja un comentario