#Hablandoalchilecr | Tal y como sucede con la llegada del fin de año, la pólvora es una de las mercancías que más resulta contrabandeada por las fronteras nacionales.

Es por ello que los cuerpos policiales del Ministerio de Seguridad ya han reforzado los operativos, tanto en el norte como en el sur del país.

Producto de estas operaciones, el martes de la semana pasada se registró el primer decomiso de pólvora de este fin de año en la frontera sur, concretamente en el puesto de Kilómetro 35, en Guaycará de Golfito.

En ese lugar, oficiales de la Policía de Fronteras detectaron a bordo de un vehículo, un cargamento de pólvora, gran parte de esta de tipo explosivo, y por lo tanto de poder destructivo.

Por dirección funcional del fiscal de turno de Corredores, la conductora del auto, una costarricense de apellido Díaz, fue detenida por el delito de transporte ilegal de material peligroso.

Ella llevaba, entre otros productos introducidos ilegalmente al país, 24 paquetes de diversos tipos de artículos pirotécnicos y 200 unidades explosivas.

La ley contempla penas de hasta seis años de prisión a quienes introduzcan al país pólvora explosiva de manera ilegal.

Según el artículo 93 de la Ley de Armas y Explosivos, se darán penas de tres a siete años de prisión por la venta de pólvora a menores o a personas con alguna discapacidad, además de que impone esa misma pena a quienes adquieran, comercien, transporten, almacenen y vendan artículos explosivos sin el respectivo permiso.

Incluso, se impondrá una pena de dos a cinco años de prisión a los representantes, apoderados, gerentes o encargados del negocio, cuyo personal realice cualquiera de las acciones tipificadas en ese artículo, siempre y cuando se compruebe que tuvieron conocimiento de esas actuaciones y no las detuvieron.

Asimismo, las personas que fabriquen o introduzcan al país ilegalmente estos productos, también serán castigados con penas de hasta seis años de cárcel./

Deja un comentario