Agentes judiciales destacados en la Oficina Regional de Bribrí, allanaron un abastecedor y una empacadora, donde se logró el decomiso de 150 cajas de alcohol puro y en gel,

Siendo que mediante la investigación se determinó habían sido traídas de forma clandestina evadiendo impuestos y registros sanitarios, desde Panamá para ser comercializados en el país.


Trascendió que algunas de las botellas de alcohol fueron otorgadas como dádivas a miembros de los diferentes cuerpos policiales que resguardan la frontera.