Una mujer embarazada se molestó tanto por la infidelidad de su esposo que lo drogó para luego amputarle el pene.

Halima Umar de 32 años quien vive en Nigeria tiene ocho meses de embarazo y descubrió que el hombre identificado como Aliyu tenía otra mujer e hijos lo cual provocó su furia.

Según un hermano de la mujer, Halima habría drogado a su marido para que este cayera en un profundo sueño y así poderle mutilar el pene. Rápidamente, el hombre se despertó por el dolor y como pudo, se trasladó a un hospital para poder ser atendido.

Un doctor llamado Penking explicó en Twitter que él personalmente atendió a Aliyu, y que gracias a que llegó pronto, pudieron salvarle la vida, pues evitaron que se desangrara; sin embargo, no pudieron hacer nada para “recolocarle” el miembro.

Deja un comentario