El paso de personas migrantes en condición irregular en el país llevó, este fin de semana, a la Fuerza Pública a detener a 38 personas de diversos países, entre ellos menores de edad.

En Ciudad Neily del cantón de Corredores, ubicaron en una parada de autobús a tres adultos y dos menores de edad, todos de nacionalidad haitiana.

Durante un control de carretera en el kilómetro 14 en Golfito, los oficiales detuvieron a un conductor costarricense quien transportaba a su hijo de nacionalidad panameña en condición migratoria irregular; así como a una mujer y sus hijos de nacionalidad salvadoreña, quienes también estaban en condición migratoria irregular.

En La Palma de Golfito, en un abordaje de autobús, la Fuerza Pública ubicó a 16 personas de nacionalidad ghanesa, todos sin documentos de ley en el país.

Se trata de siete hombres, nueve mujeres, cuatro de ellas menores de edad.

Mientras que en Paso Canoas, frontera con Panamá, los oficiales ubicaron en una parada de autobús a 13 personas migrantes, entre ellas dos menores de edad.

Entre las nacionalidades había brasileños, ecuatorianos, haitianos y marfileños.

Los oficiales coordinaron en todas las acciones con las autoridades migratorias, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y autoridades panameñas.

Deja un comentario