Este viernes por la mañana, familiares y amigos encontraron un cuerpo quemado que podría ser el de Franciny Pamela Duarte Araya, la mujer que desapareció la noche del 30 de marzo en el barrio Juanito Mora, Puntarenas.

Según confirmó uno de los familiares a Teletica.com, se encontró primero un cráneo y luego los demás restos. Todo estaba enterrado en la montaña que está cerca del río Barranca donde fue vista con un hombre por última vez.

“El cuerpo estaba calcinado y ahora hay que esperar a que los médicos forenses hagan los estudios y lo confirmen. Los hermanos de Franciny dicen que sí es ella, porque por medio de la dentadura la identificaron ya que tenía unos dientes muy particulares”, dijo un familiar.

 

El hallazgo se dio a eso de las 9 a.m. de este viernes y, a esta hora (11:50 a.m.), los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizan el levantamiento del cuerpo.

“Desde hace una semana nosotros estamos buscando en ese lugar donde aparecieron los restos porque varias personas nos dijeron que veían al hombre, con quien la relacionaron por última vez, caminar muy seguido por ahí. Estos días ha estado lloviendo mucho y la tierra se ha lavado por eso creemos que la pudimos ver, ya que estaba muy enterrada”, agregó el familiar.

Dixon Carvajal, jefe de investigación del OIJ de Puntarenas, confirmó que efectivamente aparecieron restos óseos de un ser humano cerca del río, pero no está claro si se trata de Duarte, ya que primero se deben completar los exámenes correspondientes de laboratorio.

Carvajal considera que hay muchas posibilidades de que sea Franciny, pero se debe primero confirmarlo haciendo pruebas de ADN con los familiares.

 

“Los agentes están en el sitio levantando los restos para trasladarlos a Medicatura Forense donde se le realizarán los análisis de comparación de ADN con los familiares, para determinar si realmente es ella. Este proceso podría tardar hasta un mes, pero creemos que los resultados pueden estar listos antes”, señaló Carvajal.

Franciny Duarte, quien es madre de tres niñas, salió a eso de las 7:30 p. m. del 30 de marzo de su casa a visitar a una amiga, pero nunca llegó.

 

Ese día, según testigos, la mujer estaba muy asustada porque un hombre la seguía y le decía cosas, pero horas después la vieron con el sujeto, quien aparentemente la llevaba abrazada, en dirección al río. Desde ese último reporte no se supo más de ella.

No puedes copiar el contenido de esta página.