El Servicio Nacional de Guardacostas denunció el viernes a dos pescadores que, además de resistirse a un abordaje, amenazaron con arma blanca a los oficiales que les decomisaron un trasmallo ilegal.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles durante un patrullaje de control de pesca, lucha contra el narcotráfico y seguridad portuaria en las cercanías de la isla Berrugate en el Golfo de Nicoya.

Los oficiales habían recibido una alerta acerca del posible tránsito por ese sector de una lancha con droga, por lo cual estaban inspeccionando embarcaciones.

Cuando los guardacostas pasaron cerca de la lancha de nombre ARILIS-B, matrícula P-10916, observaron a bordo de dicha nave un trasmallo ilegal.

Tal y como corresponde, las autoridades policiales les ordenaron a los dos tripulantes detenerse.

Sin embargo, estos empezaron a realizar maniobras evasivas y peligrosas para darse la fuga.

Luego de un seguimiento, y tras ser alcanzados por los guardacostas, los tripulantes de la embarcación en desacato arrojaron al agua el trasmallo ilegal.

Los sujetos amenazaron a los oficiales del Guardacostas con arma blanca, además de amenazar con incendiar la embarcación policial en caso de ser abordados.

Mientras los oficiales recuperaban el trasmallo que estaba en el agua, la panga escapó hacia un sector de aguas poco profundas, lo que, aunado a otros factores de riesgo, implicó que los guardacostas únicamente recuperaran del agua el arte de pesca prohibido y no aprhendieran a los sospechosos.

Fue así como el viernes formularon una denuncia ante la delegación del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Puntarenas.

 

Ello con el fin de identificar y proceder con las diligencias judiciales correspondientes contra los ocupantes de la lancha ARILIS-B.

De igual forma el caso fue hecho del conocimiento de las autoridades del INCOPESCA.

Lo anterior a fin de que dicha entidad valore la posibilidad de aplicar las sanciones administrativas que considere oportunas.

%d bloggers like this: